Solo pretendo ser en la libertad de mis actos y pensamientos...
Deja pues que sea, y, si no te gusta lo que ves, sencillamente, pasa de largo. ©Gin
Soy
Desde ese lugar infinito que me hace estremecer
Que tira de mi alma y de mi cuerpo
Que posee cada centímetro de piel

Soy
Cual gotas que se deslizan y penetran
Por cada poro que late, vive y respira
Inundando todo mi Ser

Soy
Esencia de lo que siento
Sencilla y extraordinariamente
Mujer.

©Ginebra Blonde

sábado, 13 de junio de 2020

Dédalo(S)



A veces me pregunto si fue mi caos el que indujo a tus manos a profundizar en cada una de mis esquinas y grietas. Si fueron esos mis puentes que se quedaron suspendidos en el aire los que te desafiaron sujetando mis pies y mis manos antes de caer (nos) en el abismo de (con) sentirnos y querernos.
Y fue por entonces que aún correteaba esa chiquilla asustada por los corredores de mi laberíntica mente. Fue quizás ese oso de peluche, remendado y de ojos oxidados, el que encontraste en mitad de tu incertidumbre y mi derrumbe.
Quizá fueron esas palabras dolientes y roídas que, como epitafios de mis pesadillas, gritaban: S.O.S.
Todo en mí era un caos, huidizo y rebelde, que revoloteaba sobre charcos de barro y resbaladizos tejados. Pero era tan yo…, tanto de mí que exudaba por cada uno de mis dilatados poros deseosos de sentir el abrigo de quien supiese descifrar el jeroglífico de mis cicatrices; quien supiese coser cada uno de mis profundos cortes…
Y no solo me encontraste perdida y magullada rebasando ya los límites de mi cordura, sino que ambos caímos en la locura ante tal epifanía cuando nuestras psiques se encontraron…

Y ahora…
Ahora no sé quién de los dos está más loco…, pero nos tenemos; 
el uno al otro...

(Como pájaros halagüeños
anidándonos sin decoro).



©Ginebra Blonde



viernes, 5 de junio de 2020

Tan Dentro


.
.
.
Así…
Quietos…
Desde esa lasitud tras la tormenta de nuestros cuerpos…
Ese vespertino gemido que ha sucumbido en los abismos de la piel…
Ese instante finito que (nos) consume hasta el último de nuestros resuellos...
Rendidos tras la libidinosa sístole que nos hizo desfallecer…
Así…
Así quiero sentir(te)(me)…
Sin espacio ni aire entre cada uno de nuestros pliegues…
Desde ese silente deseo que aguarda avieso y paciente por florecer 
de nuevo…
.
.
.
Tiempo…
Ese ígneo tiempo que va lamiendo(nos) lento…
.
.
.
Sí…
Ya se escucha el acezo que desde las entrañas nos recorre; 
de fuera hacia dentro… 
tan dentro… 
que nos hace estremecer…
otra vez...
.
.
.

©Ginebra Blonde