Solo pretendo ser en la libertad de mis actos y pensamientos...
Deja pues que sea, y, si no te gusta lo que ves, sencillamente, pasa de largo. ©Gin
Soy
Desde ese lugar infinito que me hace estremecer
Que tira de mi alma y de mi cuerpo
Que posee cada centímetro de piel

Soy
Cual gotas que se deslizan y penetran
Por cada poro que late, vive y respira
Inundando todo mi Ser

Soy
Esencia de lo que siento
Sencilla y extraordinariamente
Mujer.

©Ginebra Blonde

jueves, 12 de septiembre de 2019

Ellos




Siempre se dice aquello de que, la vida es un tesoro, pero, gran parte del mérito se debe a las emociones, esas que se (de)muestran sin premeditación, que surgen porque sí, sin más motivo o pretensión que ser desde su esencia, a veces (semi)desnudas, otras, desde la timidez, y muchas otras, incluso desde el silencio, pero, en cualquiera de los casos, siempre se perciben desde ese trono majestuoso donde impera la fuerza del sentimiento, capaz de atravesar los más  impenetrables muros de piedra; porque ellos no tienen forma, no tienen cuerpo, se amoldan a cada sujeto proporcionándole uno de los muchos motivos por los que vivir. Bien podríamos decir que es una bonita quimera; una fantasía que, a la práctica, deja mucho que desear, pero estaríamos engañándonos, porque en el fondo, todos nos alimentamos de ellos, los necesitamos como algo vital, y si no los disfrutásemos, sería como estar muertos. 

De ahí su importancia, su valor insustituible, y lo mucho que puede afectarnos cuando, estos, dejan entrever un tupido velo de engaño o decepción, quizá involuntario y debido a distintos entramados que, de alguna manera, los empañan y desmerecen, pero que lapidan, desgraciadamente, su razón de ser.    

Aun así…

Ellos;

Ellos siempre vuelven a volar
de entre los pétalos que cayeron
y los hilos que cosieron
esas rosáceas alas que apostaron
por soñar.

Ellos siempre cantan himnos al amor,
que brotan y enardecen su voz
aun cuando el viento siempre sople
en su contra.

Ellos siempre brindan con copas de cristal
y viven…

La Vie En Rose.


©Ginebra Blonde