Solo pretendo ser en la libertad de mis actos y pensamientos...
Deja pues que sea, y, si no te gusta lo que ves, sencillamente, pasa de largo. ©Gin
Soy
Desde ese lugar infinito que me hace estremecer
Que tira de mi alma y de mi cuerpo
Que posee cada centímetro de piel

Soy
Cual gotas que se deslizan y penetran
Por cada poro que late, vive y respira
Inundando todo mi Ser

Soy
Esencia de lo que siento
Sencilla y extraordinariamente
Mujer.

©Ginebra Blonde

domingo, 22 de marzo de 2020

Margaritas


Ellas no lo saben…
No saben de los ojos que,
tristes y marchitos,
las observan con anhelo
tras un muro de piedra
y enfermedad…
No saben…
que sus pétalos se abrieron
al tiempo que el mundo,
aislado y sentenciado,
cerraba sobrecogido
todas sus puertas…
No saben…
que el dolor,
la tristeza y las lágrimas
brindando su pena,
son las únicas
que ahora las riegan…


Pero se puede escuchar…
Ya se escucha el cántico;
el piular de los pájaros;  
primorosa primavera,
ahora, vestida
de soledad…
Ese revoloteo
de plumas abiertas
presagiando e invocando
a tan magullada esperanza
que cuenta las horas
para despertar…
Porque lo hará…
Brotará la vida;
de nuevo resurgirá,
tímida y dolorida,
pero férrea y curtida,
y sin más corona
que nuestras manos,
imparables y unidas,
dispuestas siempre
a luchar.



Y duelen las horas… Los minutos que apenas corren cuando el corazón es un amasijo de dolor que apenas te deja respirar este aire que nos queda; que nos ahoga; que nos delimita… Pero a través de las rendijas de esas persianas que apenas te dejan vislumbrar el amanecer como antes lo hacía, se filtra esa luz, opaca y algo dolorida, pero siempre dispuesta a echarte una mano para que al cogerla sientas brotar, aunque solo sea una milésima de segundo, la tan evocada esperanza que estos días anda perdida…

Días difíciles… Cerca; muy, muy cerca… Tan cerca que, a veces, no hay resistencia y te rompes… Ese miedo que encoge el alma; esa toalla que nunca tiras; ese precipicio al que te asomas y no quieres mirar…

Y ruegas que seas tú la que se vaya… E invocas a lo que haga falta; ya no importa vender tu alma al diablo, cuando esta solo implora volver a verla respirar sin ese monstruo contaminando cada ápice de su cuerpo, de su sangre, de su oxígeno…

Y te encuentras en medio de tan encarnizada batalla. Aquella que veló por ti, y aquella por la que velaste desde que vio la luz… Esa luz, ahora diminuta, que no deja de flamear esa energía que pende de un hilo; pero lo agarras con ambas manos, luchas y gritas en un mutismo atronador para que no te escuchen, para que solo vean esa sonrisa que dibujas cada mañana tras noches en vela.  

Y las horas pasan; lentas, soberbias, duras……………………….

………………………………. Y entonces vuelves a respirar, casi con timidez, con cuidado, no vaya a ser que se den cuenta y vuelvan a caer………………………………………………………………

Hoy, las fuerzas vuelven a acompañarme, aunque en realidad nunca se fueron. Vamos ganando la batalla…......

Y entonces miro tras esa ventana en la que las margaritas abren sus pétalos. Y las musas me sostienen en volandas, y me incitan de nuevo… Pero no puedo dejar de pensar en tan lastimero duelo de este mundo enfermo; de tantas lágrimas, tantas puertas que se cerraron a la vida, entre otras muchas que se abrieron…

Volveré… Aun cuando nunca es a ciencia cierta, pero lo haré con ese libro al que apenas le quedan horas para nacer, y, lo más importante, con ese amor imperecedero que nos hace tan grandes; ese que, una vez más y en los momentos más difíciles, nos recuerda lo único que en verdad vale la pena a la hora de VIVIR. Eso somos, mi queridos amigos y compañeros de letras, eso por lo que luchamos, por lo que mantenernos en pie en esta batalla que superaremos.

Espero y deseo con todo mi corazón que todos estéis bien, así como vuestros allegados.

Abrazos y cariños enormes.
Os quiero.

©Ginebra Blonde


I Won't Give Up
"NO ME RENDIRÉ"