Sube… Te llevo… si lo deseas…

Sólo pretendo ser, en la libertad de mis actos y pensamientos…

Deja pues que sea, y si no te gusta lo que ves, sencillamente, pasa de largo…

Subes¿?...

Subes¿?...

.

.

Me Llenas...

Me Llenas...

Y nace el alba tras la ventana mientras tus labios aún juegan con mis labios.

Amanece mi cuerpo reviviendo el eco de tus manos acariciando mi piel, y te siento...…de nuevo siento tu aliento dibujando deseos empañando el cristal de mi cuarto...…

Estás dentro...…eres mis ojos recorriendo el cielo que ahora veo, eres el infinito de mis sueños, te llevo, te siento...…rodeando con tus manos mi pecho.

Y te dejo...…me dejo que bailes entre mis piernas susurrándome despacio que sean mis dedos los que dibujen líneas sobre el mapa de mi cuerpo...…y tiemblan...…

Y el alba se esconde por un momento...…este momento en el que me llenas con tus ganas de vivirme cada centímetro de mi ser...…eterno......

Llego.........y el silencio pronuncia tu nombre.


*Ginebra Blonde*

Tenue

Tenue

Aquí...En Mí...

Aquí...En Mí...

Gracias por tu mirada...

Gracias por tu mirada...

"No me tientes, que si nos tentamos no nos podremos olvidar." Mario Benedetti.

"No me tientes, que si nos tentamos no nos podremos olvidar."  Mario Benedetti.

lunes, 9 de mayo de 2016

Látex 2


Desde el principio supe que eso era lo que quería... Lo sentía ahogándome el alma, prendiendo cada ápice de mi cuerpo… Mis noches bajo las sábanas siempre eran calientes, húmedas, desde que apareciste en mi vida con tu voz serena, dulce y dominante, que me hacía estremecer, que provocaba latidos y escalofríos en lo más íntimo y profundo de mi piel, que me hacía llegar sin apenas aliento, con tan sólo imaginarme ante ti, para ti, toda y explícitamente tuya…
Pero también temía…temía en cada cita…por esos límites que tú fijabas en mi mirada intentando leer en ella mi respuesta y aprobación… Y mi mente se convertía en una laguna de deseos, mi cuerpo los derramaba y supuraba por cada poro, postrada ante esa bendita comunión de temor y placer… Porque así era como más sentía y vibraba, y tú, lo supiste leer en cada temblor de mi cuerpo y en el aliento que se fugaba de entre mis labios entreabiertos, cuando me observabas, en silencio, rozando mi boca con tus dedos…
Y me enfrentaste a mi timidez y a mi propio cuerpo. Me hiciste recorrer y conocer cada pedacito de mi piel, siempre expuesta a tu mirada, a tus manos, a cada cuerda o cinta que apretara y controlara mi lujuria desbocada…porque me domabas…era un pura sangre bajo tus riendas…y así…así culminábamos nuestros encuentros, con el deseo aún fluctuando en nuestros labios, en nuestra carne, encarcelándonos sin darnos cuenta a esa necesidad imperiosa, cada vez más fiera, de aprisionar nuestras almas para sólo ser dos cuerpos, cuerpos sintiendo el exceso del placer…hasta desfallecer…


El vestido dejaba mis pechos al descubierto… El espejo al que me miré antes de salir, reflejaba un exquisito preludio que incitaba a mis manos a acariciarlos… No eran mis manos las que lo hacían… Eran las tuyas…ellas se introdujeron bajo la falda, estaba húmeda…muy húmeda… Me llevé los dedos a mi boca mientras miraba mis propios ojos bañados en lujuria, sí…eso era lo que más te gustaba…mi inocencia prendida en ese fuego que no podía controlar…sólo tú, podías…
Se hacía tarde, y a ti te gusta la disciplina…dejé de acariciarme, me puse un abrigo negro abotonado hasta el cuello, y bajé al portal… Allí estaba el coche. Subí;  es altamente excitante ese periodo de tiempo en el que sabes lo que está por llegar, todo a tu alrededor se nubla, todo se hace nada, sólo escuchas tu propia respiración, los latidos de tu corazón… Sientes como hiperventilas, como te invade el deseo, y lo harías allí mismo, necesitas hacerlo…pero sabes que no puedes, debes llegar a la cita, los minutos son horas…

Era una casa grande en una urbanización fuera de la ciudad. Apenas había muebles. Nada más subí el pequeño escalón del jardín, abriste la puerta y me hiciste pasar.

-No…no te quites aún el abrigo… -me dijiste tomando mi mano y guiándome hacia unas escaleras…


Había un pasillo con varias puertas. Nos paramos frente a una de ellas. Me miraste a los ojos, y temblé…

-¿Quieres hacerlo?...

Te contesté asintiendo con la cabeza…

-Quiero oírlo… ¿quieres hacerlo?...
-Sí, quiero…

La habitación era inmensa. Estaba enmoquetada, suelo y paredes, de color burdeos… Me quedé observando cada detalle; la cama de hierro forjado, los cuadros de desnudos…saltando de pronto de la ensoñación, al escuchar como cerrabas la puerta tras mi espalda…dirigiéndote después al centro de la habitación, a una especie de diván.

-Bien…acércate… -y me acerqué…poniéndome frente a ti…
-Quítate el abrigo, despacio…

Mis pechos quedaron liberados, turgentes, delatando mi excitación…
Metiste tus manos por debajo de mi falda, fuiste deslizándolas lentamente, desde los tobillos, ascendentes, firmes, calientes…

-Veo que has cumplido… No llevas nada… -me dijiste al tiempo que me introducías los dedos…

No recuerdo si contesté, estaba completamente a tu merced… Me invadía la idea de querer estar así siempre… Notándote dentro de mí, tu fuego en mi fuego…sí…así lo quería siempre…
Quería más…necesitaba más… Pero de pronto sacaste las manos de debajo de la falda, llevaste tus dedos a mis labios…-Shhh…calma mi pequeña…date la vuelta…eso es…apóyate sobre el diván…separa las piernas…



Sujetaste mis tobillos y mis muñecas… Mis pechos eran péndulos que latían y se estremecían con un deseo feroz  de sentir tu lujuria invadiéndolos… Levantaste mi falda dejándola caer sobre mi espalda… Me vendaste los ojos… -Abre la boca… -me dijiste e introdujiste algo en ella, atándolo con una cuerda o correa…
Y todo temblaba en mí, todo mi cuerpo era un pálpito que clamaba sentir, sentir… Mis ganas se derramaban…las sentía resbalar entre mis nalgas, mis muslos…mi espalda se arqueaba, mis músculos se tensaban…

Y entonces, ambos cabalgamos por ésa nuestra playa de espuma blanca…
Te sentí invadiendo cada recoveco… Azotando tus ganas sobre mi piel que bramaba… Fui tuya, intensamente tuya… Desbocamos nuestra lujuria… Una y otra vez… Sobre el diván, sobre la cama, contra la pared… Dos locos insaciables; un contrato sin papel… Porque yo, soy tuya, pero tú, eres mío también…  

*Ginebra Blonde*























41 comentarios:

  1. Perfecto recorrido de ese momento en el que todo está por venir, que lo deseas y esperas pero no sabes en qué momento todo ha de llegar porque todo está a su merced... Tus deseos y tú.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excitación y deseo, latiendo en tan maravilloso preludio…

      Gracias por tu sentir, Mag… :-)

      Bsoss gigantes, amiga!! ♥

      Eliminar
  2. Mmmmmmm cómo has hecho latir entre tus letras, tienes una manera muy erótica y sensual de narrar los textos, es siempre un placer leerte, y me ha encantado la expresión ... - mis pechos eran péndulos que latían -.

    Un besazo, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer siempre mío de que estés ahí, mi querida amiga…

      Gracias infinitas por esas palabras tan bonitas que me dejas siempre…

      Bsoss gigantesss!! ♥

      Eliminar
  3. Me fascina tu dilatación del momento... Engalanas las emociones, las arrastras con delicado erotismo provocando ese devorar la historia para culminar el final y no quedarse impasible ante el broche que cierra.
    Porque yo soy tuya... Pero tú eres mío también.
    Chapeau, preciosa!!!

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco de corazón tu sentir, mi querida Ana… Tus palabras son un maravilloso impulso de luz para mis letras y todo aquello que hay tras ellas… Gracias, y mil veces gracias!! :-)

      Bsoss y cariñosss!! ♥

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Feliz de que así lo sientas, Juan ;-)

      Gracias y Bsoss, amigo!!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Y yo encantada de que lo estés, Noel! ;-)

      Montones de Bsoss!!

      Eliminar
  6. He leído mientras sonaba la música, y he concluido de leer casi al mismo tiempo en que se desvanecían los sonidos. Eso me ha hecho pensar en la imagen de que la música era lo que marcaba el ritmo (Él) y las letras quienes relataban lo sentido (Ella).

    Es así, no hay un Él sin Ella ni viceversa cuando es algo que mueve a ambas partes por igual .

    Dulces besos para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonita manera de sentirlo, Dulce…

      Y así es, como bien dices…ambos son parte de esa maravillosa comunión en la que darse por entero, y sentir (se)…

      Mil gracias por tus palabras… :-) Bsoss gigantes!

      Eliminar
  7. Yo me he aburrido mucho en mi vida eh...

    Besos envidiosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno…es una envidia sana ;-)

      Pues a divertirse… “con las muchas maneras que la vida nos ofrece…”

      Mil Bsoss, Toro!!

      Eliminar
  8. Nos convertira en hombres de manos lentas signorina.
    Solo sed .No más nada
    muas
    S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues un placer despertar tu sed, Sicilia… ;-)

      Gracias por tus exquisito sentir…

      Bsoss, amigo!!

      Eliminar
  9. Mi queridísima amiga Ginebra, tus letras siempre me sublevan los sentidos hasta límites insospechados. Sólo puedo decir que esta segunda parte del relato me ha dejado casi exhausto de tantas imágenes que se han sucedido por mi mente a toda velocidad.

    Enhorabuena por haber puesto tu límite en el infinito, donde moran los seres intangibles que tan sólo tus órdenes obedecen.

    Muchísimos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus huellas son siempre una hermosa oda a aquello que escribo y siento, mi querido Alfredo… Te estoy inmensamente agradecida por esas palabras que me dedicas, y feliz, que la imaginación impulse esas alas con las que volar y sentir todas esas emociones que intento transmitir…

      Gracias de corazón, amigo…

      Mil Bsoss!! :-)

      Eliminar
  10. Qué bonito,qué caliente..qué femenino! Sabes describir lo que una mujer siente,paso a paso, milimetro a milimetro! Precioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien que sientas eso, Luna… Gracias de corazón por esa complicidad, amiga! :-)

      Bsoss enormess!! ♥

      Eliminar
  11. Qué calentura, tengo que volver más por aquí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será un placer que vuelvas y sientas, cuando desees, Jordim ;-)

      Mil Bsoss!!

      Eliminar
  12. te leo y siento que llevo una vida gris.... ainsssssss
    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú eres un arcoíris de emociones y sentires, Juana, eres pura y cristalina, así que no puedes llevar una vida gris… ;-)

      Bsoss y cariños gigantes, amiga!!! ♥

      Eliminar
  13. Madre mia, que calores....jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es vida!!! jajaja...

      Mil graciass, Genín ;-)

      Bsoss gigantesss!!

      Eliminar
  14. Enorme aventura, ahora puedo decir que en parte también la viví, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso ya es una satisfacción para mí, Xan ;-)

      Mil gracias, amigo.

      Bsoss!

      Eliminar
  15. Lo que es capaz de traer estos días de lluvia...
    Yo ya lo he dicho más de una vez,este tipo de letras,prefiero hacerlas mías por dentro a hacer un comentario que no diga lo que merece.Bueno ya puestos que sea una trilogía...
    Besotes Gine y gracias por compartir como siempre ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vuestras son, Miguel… Las vivo, las siento, y las escribo… Y eternamente agradecida por vuestros gestos hacia ellas… Vuestras palabras, y vuestro sentir, son pura vitamina para mí…

      Gracias y mil Bsoss, amigo!! :-)

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Mmmm… Intuyo que te gustó!! ;-)

      Graciass y Bsoss, ReltiH!

      Eliminar
  17. Te digo algo ?

    Sonrío mientras mi pecho late [ el resto lo dejo a tu intuición ... espero me entiendas :-) ]

    Muchos muuuackkks¡s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi placer siempre es el vuestro, María… ;-)

      Así que, gracias…por sentir!!

      Muackssss!! ♥

      Eliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Ese final que lo dice todo y más... mucho más.

    Besotes enormes y disculpas por el retraso que llevo en visitarte y comentarte, pero no me olvido... eso jamás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que disculpar, mi querida Alma… Tú siempre estás, aun cuando no estás… Eso es lo que sucede cuando se brilla tanto como lo haces tú!!!

      Mil Bsoss y cariños, amiga!! ♥

      Eliminar
  20. Ginebra, nuevamente me dejas prendado de tus letras. La pasión, la lujuria y un dejo de inocencia llenan el aire, cargándolo de excitación.
    Una vez mas, como siempre desde que te leo, es un placer hacerlo.
    Besos enormes mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonita huella me dejas, Alex… Feliz por tu sentir, e inmensamente agradecida por tus palabras, y por estar ahí… :-)

      Mil Bsoss, amigo!!

      Eliminar
  21. Pasión desbordando en cada frase de intensidades corpóreas indsondables.

    Saludos ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay vida sin pasión… Ella nos mece en su maravillosa danza del sentir inmenso e intenso…

      Gracias por tus palabras, Jorge…

      Mil Bsoss!!

      Eliminar