Soy
Desde ese lugar infinito que me hace estremecer
Que tira de mi alma y de mi cuerpo
Que posee cada centímetro de piel

Soy
Cual gotas que se deslizan y penetran
Por cada poro que late, vive y respira
Inundando todo mi Ser

Soy
Esencia de lo que siento
Sencilla y extraordinariamente
Mujer.

©Ginebra Blonde
"Se deshojan los pétalos añiles
en esta lumbre que desgasta el tiempo;
llueve candente la voz que destapo
en ofrenda a la sed de nuestras pieles"

©Ginebra Blonde

lunes, 23 de noviembre de 2020

Yuanfen

 

(Yuan o yuanfen, es un concepto chino relacionado con el budismo, que significa el principio que define esos amores que nacieron predestinados. En el uso común, el término se puede definir como "personas con un amor predestinado")


(Este vídeo lo dejó posado en mi ventana, mi querido Demiurgo)


Y no sé en qué momento comprendí que él sería esa roja hebra que tiraría de mí y de mis ensortijados nudos; que podría beberme cada espejismo de su piel sin temor a que desapareciera al abrir mis ojos; que colmaría mis anhelos sabiéndome colibrí entre sus dedos, y calmaría mis inviernos en el hogar de sus besos…; tantas cosas no supe en qué momento me agasajaron y enloquecieron, que solo tuve tiempo de supeditar mi vuelo… 
Supongo que nacimos bendecidos de quimeras…, y, temerosos de esa luz plena que nos ciega, nos acurrucamos en la mística ladera de los sueños...

.
.
.

Y te colaste entre mis grietas
como efluvio en vena…
Anidaste más allá de mis lunares
que, como estrellas,
bautizaste y derramaste
con el nombre
de esta epifanía nuestra
que nos sobrevuela
y nos condena
(dulce condena)
a apaciguar este mar
que nos arrastra
y nos venera.
 
Bendito yuanfen
que te acercó a mis veredas
y me enredó entre tus piernas;
y de tu pecho a mi pecho
apenas un hilo en su resuello,
de saberse excitado
y enardecido…
Como esfinge (me) deletreaste
cada línea y fisura
en ese mi requiebro
que se inclinó y sustentó
adherido a tus manos
enarbolando mis caderas.

Y nos llovimos;
nos amamos;
nos rompimos;
nos embestimos
y eyaculamos
quimeras,
pre
des
ti
na
dos
.
.
.

una
y otra
vez.
 
(Yuanfen)

©Ginebra Blonde