Y se pronuncian las líneas de la piel y el Ser desde su más pura expresión, ante esa nívea mirada que ve e interpreta. ©Gin
Intuirte es mi única “a ciencia cierta” que sé cómo acabará…

A veces soy penumbra que acicala
mis noches vanas y quebradas
aullando loba y alma
—huérfana y herida sangra—
sin faro…
ni luna de plata.
 
Y entonces te busco
entre agrestes montañas;
me desnudo de esos nudos
que retuercen madrugadas
y te encuentro; nítido
como piel inmaculada.
 
Y te miro sin tenerte;
profundo y silente
arañando mi añoranza
como voz que susurra;
roza…;
calma.
 
©Ginebra Blonde

lunes, 1 de enero de 2024

Baile de Máscaras

 


Amelia
 
     Sus pasos se encaminaban casi levitando hacia el borde de aquel precipicio al que siempre se asomaba sintiéndose cual pequeña e insignificante moto de polvo, ante la inmensidad de un mundo con el que no resonaba desde hacía ya demasiado tiempo.

      Sus intenciones, esta vez, estaban claras…

    Saltaría; se lanzaría al vacío, a ese limbo donde al fin descansar del martirio de la soledad de aquel enorme castillo que había heredado de sus antepasados, sin más compañía que unos viejos y enmohecidos libros que la mantenían viva cuando caía inmersa entre sus páginas, y un amigo de su padre fallecido, que velaba por ella y la cuidaba entre esos recios y gigantes muros de piedra maciza.

   Miró el horizonte de gris y espesa niebla que se mostraba frígido ante sus ojos. Comenzó lentamente a dar un paso como atraída por él, sintiendo el helor del vacío bajo uno de sus pies que flotaba sobre aquel abismo, cuando, de pronto,  unas manos rodearon su cintura agarrándola con fuerza y tirando de ella hacia atrás.

    —¡Por Dios! ¡Hágalo por él, por su padre! Él querría verla viva, fuerte y luchando! 

    Desde aquel fatídico incendio donde su familia pereció, Amelia cayó en un profundo mutismo que no le permitía pronunciar palabra alguna.

    —Ha recibido una invitación para el baile de máscaras que se celebra cada año en el castillo del Conde Sweet Gentleman; y va a ir. Va a elegir un precioso vestido; va a ponerse su perfume de violetas y va a dibujar esa bonita sonrisa en su aterciopelado rostro.  Yo la dejaré en la misma puerta, y no me iré hasta que vea cómo la cruza.


      Amelia rompió a llorar sin emitir un atisbo de sonido. Él la abrazó con fuerza, limpió sus lágrimas y la cogió en sus brazos para llevarla a sus aposentos y dejarla tendida sobre su lecho.
   
        —Descanse, Amelia… Mañana será un gran día.
 
Baile de Máscaras
 
    Su vestido era azul cobalto. Un corpiño anudado con cintas de raso negro enmarcaban su esbelta figura y dejaban prominentes sus turgentes pechos. Un collar de negro y fino terciopelo, rodeaba su delgado y blanquecino cuello. Y su rostro, así como le había encomendado quien velaba por ella tras la muerte de su familia, lucía una tímida sonrisa, a la vez que sorprendida y curiosa por todo lo que se mostraba ante sus ojos.

      De pronto, y sin saber de quién procedía, una voz le susurró  en el oído…

     —Me alegra que hayas aceptado mi invitación… Solo necesito tu mirada para saber que estás bien; que te sientes a gusto… No importa que no puedas hablarme. Te preguntarás por qué lo sé… No es por la persona que vela por ti. Te conozco desde hace mucho tiempo. He seguido en silencio tus pasos llevado por un impulso tan misterioso, como extraordinario e irrefrenable. Has estado presente en mis sueños y en mis más fervientes deseos…

     Amelia hizo de pronto el amago de girarse para ver el rostro de aquel que le hablaba en susurros y que había despertado en ella una extraña sensación, pero él la frenó acercándola con más vigor a su pecho, dejándola paralizada…  

    —Aún no… Ahora baila; disfruta; vive…

    Y tras decirle esas palabras, el Conde cogió su mano derecha, la llevó a su espalda y posó en ella una llave de la que colgaba una pequeña carta con un número impreso.

    Cuando Amelia se giró, el Conde ya no estaba. Miró la llave y el número de la carta: dos


   
        Se fue adentrando en el baile inclinando la cabeza a modo de saludo hacia algunas invitadas que le mostraban un cálido acogimiento, y aun a pesar de no poder hablar con ellas, se sintió arropada tras ese largo y frío tiempo de mutismo y soledad. Aquel salón y todos los invitados, desprendían una cálida y misteriosa armonía que la envolvía en un dulce y embriagador ensueño; pero su mente estaba ya muy lejos de aquel lugar…

La Puerta
 
         Se paró frente a ella. Tenía la misma sensación que cuando intentó dar aquel salto al vacío, pero esta vez sentía que lo que le deparaba el otro lado, era una llama que comenzó a arder en su interior en el momento que escuchó la voz del Conde susurrándole en el oído y penetrándole hasta el alma.
    
         El placer ya no formaba parte de su vida. Había olvidado lo que era sucumbir a él desde la más pura desnudez. Entregarse y cruzar toda frontera que la permitiese explorar emociones nuevas en cualquiera de sus vertientes. Fue sumisa de sí misma en su renuncia a la vida y a todos los placeres que ésta otorga más allá de sus difíciles y, a veces, crueles vicisitudes.
    
        Su cuerpo no dejaba de sentir ese cosquilleo cual primera vez que uno se entrega al goce de la carne y el espíritu. Impetuosa, y casi con rabia por haber estado tan ciega ante el regalo de la vida, metió la llave en la cerradura y la giró con rapidez como si aún temiese arrepentirse.
    
      Cruzó el umbral sabiendo que aquella experiencia la iba a llevar a unos límites jamás cruzados; que iba a romper toda barrera que la impidiera sentir el goce más intenso jamás experimentado, y la iba a hacer caer rendida; ofrecida a los planes y dominios de aquel que la estaba haciendo vibrar por cada poro de su piel, inmersa en una lascivia, feroz y osada, que gemía y brotaba por cada recoveco de su cuerpo.
 
Placer
 
      En aquella habitación de paredes insonorizadas tan solo se escuchaba la respiración agitada de Amelia, y sus pasos caminando hacia un extraño mobiliario enmarcado por una tenue luz.
    
    Como una danza de sombras que la envolvían y rozaban, la figura del Conde aparecía y desparecía ante sus ojos, al tiempo que sentía que las cintas de su corpiño iban desatándose, liberándola así de la prisión de sus ropas, y dejando en libertad, como dóciles péndulos, sus pechos que palpitaban sedientos de placer.  
    
       Su vestido abrazó el suelo; tan solo unos zapatos de satén azul y unas medias de seda blanca, vestían el cuerpo semidesnudo de Amelia, dispuesto a yacer entre aquellas manos calientes y firmes que la despojaban de tabús, y la llevaban a un sentir extremadamente delicioso y lujurioso.   
    
       Como en una ensoñación y sin apenas visión, comenzó a sentir cómo el Conde iba inclinando su cuerpo hacia delante hasta hacerlo reposar en una especie de diván del que salían, de cada uno de sus cuatro extremos, pequeños cintos que rodearon y ataron sus muñecas y tobillos.

        Expuesta y totalmente abierta al placer; sometida al goce de dejarse fluir como río ante la tempestad de la piel que gime desde su más inconmensurable latido, Amelia emitió un grito cuando el primer embate la hizo vibrar y contraerse húmeda y ungida en sus fluidos que, como cascadas, rebosaban por sus ingles deseando más; más de aquel goce que la dejaba en la  extenuación; de aquel precipicio al que sí quería y deseaba caer…
                        .
                        .
                        .
                        ©Ginebra Blonde


(Relato perteneciente a la propuesta/invitación de Dulce, de la celebración del Baile de Máscaras de Fin de Año 2023)


Espero ir volviendo por este y alguno más de mis otros blogs, retomando el camino que dejé en pausa.

Con todo mi cariño, os deseo a todos un muy Feliz Año 2024 🥂


22 comentarios:

  1. De lo que pudo ser una tragedia al placer más elevado, una historia cautivante de principio a fin la de Amelia con el Conde Sweet Gentleman, eso es muy british :) Pero me quedé con ganas de más al llegar a ese momento cúlmine de la cita. Esta claro que lo mejor es caer en la tentación del placer. Agradecido de tu presencia como siempre en Mi Baile con esta historia atrapante plena de pasión. La música envuelve todo en un halo de misterio. Comienzo el 2024 con una sonrisa de placer. Muy Feliz Año para ti Querida Gine. El Baile sigue y los juegos también ...

    Dulces besos cariñosos del Conde 💜

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un placer asistir, como cada año, a tan magnífico Baile de Máscaras donde el ensueño envuelve y deleita, y donde dejarse llevar por todos esos juegos y elementos que nos propones, inmersos en misterio y exquisitez.

      Me alegra que te haya gustado mi presencia y mi historia, mi querido Dulce...

      Bsoss y cariños enormes 💙

      Eliminar
  2. Que bonito baile y experiencia para Amelia, nunca se sabe dónde vas a descubrir un mundo nuevo de sensaciones.
    Nos fuiste llevando paso a paso, por el laberinto de las nuevas sensaciones, que culminó con el deseo realizado.
    Feliz baile de máscaras y divina realidad.💐✨😘😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es un abanico de sensaciones y emociones que vivir y experimentar...

      Gracias por tu sentir, preciosa.

      Feliz Baile; Feliz Año; Feliz vida... ✨
      Abrazos y cariños enormes 💙

      Eliminar
  3. Ginebra,no sé si subió el comentario, sino fuera así te diré que ha sido un placer éste baile de máscaras un año más.
    Un besazo. Y muy feliz 2024 😘✨💐⭐

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí se subió 😉
      Más Bsoss enormes, y ¡muy feliz 2024! 😘🥂🎊✨

      Eliminar
  4. E' sempre un gran piacere visitare la tua coinvolgente pagina, che lascia sinuosa traccia nel profondo....
    Buon anno carissima Ginebra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por este bonito sentir que me dejas, querida amiga 🙏
      Voy a ver si retomo poco a poco algunos blogs que tenía en pausa...

      Un abrazo enorme, y muy Feliz Año ✨💙

      Eliminar
  5. Muy feliz 2024 también para ti.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz de encontrarte aquí, querido amigo.
      Muchas gracias por tu deseo ✨
      Abrazo grande 💙

      Eliminar
  6. Te quedó estupendo!
    IMpresionante el relato tan trabajado y detallado.
    Un texto para soñar!!!!

    Besazo enorme preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras y tu sentir, mi querida Ale 🙏
      ¡Bsoss y cariños enormes! 💙

      Eliminar
  7. Que sea un feliz año, aunque no parece estar fácil.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada fácil. La realidad es verdaderamente cruda y aplastante; quizá por eso debamos permitirnos esos pequeños y breves instantes en los que soñar...

      Un placer verte aquí, querido amigo.
      Bsoss enormes 💙

      Eliminar
  8. El inicio no hace pensar en el goce posterior. Un texto muy bien bordado en ese encuentro del castillo. El abismo del placer es mucho mejor que el real que pensó la inicio. Quiero pensar que tras el encuentro será más fácil la vida para ella.

    Un fuerte abrazo, y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es en la misma oscuridad donde uno encuentra y contempla la luz...

      Gracias por tu sentir, querida amiga. Siempre un placer tu mirada...
      Abrazo enorme, y muy feliz año que acabamos de comenzar 💙

      Eliminar
  9. Buen relato con un final que debe continuar. ¡Feliz 2024!.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Conchi. Me alegra verte por aquí 😊
      Abrazo enorme, y ¡muy Feliz 2024! 💙

      Eliminar
  10. Es un gran y detallado relato.
    Que 2024 se porte bien con todos, brindemos por ello.
    Un besote, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu sentir, querida amiga 🙏
      Brindemos por ese 2024 que acabamos de comenzar, y porque no perdamos la ilusión que nos impulsa a caminar a pesar de tanto...

      Abrazos y cariños enormes, preciosísima 🤗💙

      Eliminar
  11. ¡¡¡¡Dios Amelia,!!!! a que abismo has caído con tanto deseo y sin hacerte daño alguno. Dios os bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué mejor lugar al que caer que allí donde poder volar...

      Gracias por tu pasional latido, querido amigo.
      Abrazo enorme 💙

      Eliminar